domingo, 20 de abril de 2008

CAMBIO GRINGO

Alfredo Vera.- Quito 20 de abril, 2008.- Elementales nociones de la dialéctica nos permiten entender, por el sólo hecho de que el candidato demócrata a las próximas elecciones norteamericanas sea un descendiente negro o una mujer, va a provocar, inequívoca e indudablemente, un socollón, un estremecimiento, un aquelarre, un pánico colectivo, en los sectores de la derecha ultra reaccionaria que se nutre de las aberraciones fanáticas del ku-kux-klan, del guerrerismo genocida, de la prepotencia unipolar, del más poderoso país de la tierra.

No hay que ser pitoniso para suponer que los cambios que se producen en “el vientre del monstruo” (Martí), están ligados a aquellos que ya están presentes en el “patio trasero” con los incontenibles vientos que, siguiendo el “mal ejemplo de 50 años de Cuba”, vienen endureciendo su soplo desde el Brasil de Lula, la Argentina de los Kischner, el Chile de Bachelet, la Venezuela de Chávez, el Ecuador de Correa, la Nicaragua de Ortega, el Uruguay de Vásquez, el Paraguay de Lugo, todos los que, cada vez con más fuerza, dicen “basta” y están “echando a andar” con la reafirmación de su soberanía.

Y es fácil concebir que, en cuanto concierne al patio trasero de los gringos, con la presencia de un demócrata en la Casa Blanca (negro o mujer) mucho ha de cambiar, aunque no olvidemos que en los regímenes de Kennedy, Carter o Clinton hubo muchos y muy condenables desaciertos contra la soberanía, los derechos humanos y el estrangulamiento económico neoliberal, entre muchos otros ejemplos.

Quizás comience con una pequeña hendija por donde se filtre la luz y se termine con el criminal y genocida bloqueo económico y político contra Cuba; se ponga coto al paraíso para terroristas, criminales y desfalcadores en que se ha convertido a Miami; cese la intervención en la justicia que mantiene presos, como símbolo de la protección al terrorismo, a los 5 patriotas cubanos; modifique la política guerrerista e intervencionista del “Plan Colombia” inventado por Bush con la complicidad del protector de los paramilitares, Uribe, y ponga la lápida definitiva a los TLC, como símbolo depredador de la producción local en beneficio de las transnacionales.

Quizás el gobierno demócrata también ahuyente el fantasma de la brutal crisis financiera, que ya golpea al patio trasero, con la misma fuerza que golpean a la humanidad entera, con dramas concretos de desolación, muerte, hambre, por los cambios climáticos que produce el envenenamiento de la atmósfera que quiso frenar el acuerdo de Kyoto que se han negado a firmar Bush y sus insaciables muchachos europeos y asiáticos de mentalidad imperial, los pelucones del mundo.

La dirimencia inicial de si el negrito Obama, que por nombre y por piel se identifica más con nuestra esencia latinoamericana, o la femenina Hillary, representan al Partido Demócrata es la primera incertidumbre que nos apasiona.

La definitiva se librará contra el fascismo heredero del propiciador de la guerra, en cuya conciencia, si la tiene, pesa el genocidio de Irak, del medio oriente donde chorrea sangre palestina e israelí y del resto del mundo aterrorizado por la incertidumbre de si se produce o no un cambio gringo, si es verdad que la dialéctica que nos llega desde Aristóteles y Platón, pasando por genios como Kant y Marx, nos permite predecir que algo esperanzador ocurra en la casa principal del continente.-
Autorizada su reproducción

3 comentarios:

F.A.R.C dijo...

Cachito:

Ante la falta tan critica de gente que comente algo en su blog, le mando este enlace para que goce con unos Cachitos, que espero su mujer no se los ponga, y que mas bien se los cuente

rafaelcorreafarc.blogspot.com

Anónimo dijo...

Felicidades por tu blog. Te recomiendo el mío, titulado El Chischil (http://el-chischil.blogspot.com). Espero que también te guste. Un saludo. JL.-

Justicia dijo...

Me parece acertado su razonamiento. Sin embargo, su condición de funcionario de un gobierno integrado por prepotentes le resta credibilidad a sus palabras. Además, “el carajazo” que me envió en uno de sus correos me ha creado muchas dudas sobre su ecuanimidad.
Bueno, siga trabajando con Correa, que la patria ya es de ustedes.