sábado, 23 de febrero de 2008

LAS BATALLAS

Alfredo Vera* Quito 22 de febrero, 2008.- Nació para guerrero, para luchar, para reincidir hasta lograr vencer.

Si se quiere descubrir el entorno de su familia y de su infancia, vale la pena leer el libro “Todo el tiempo de los cedros” de la cubana Katiuska Blanco, que revela su personalidad desde temprana edad.

Desde que inició la lucha política en la Universidad de La Habana y luego se adentró en la clandestinidad para asaltar al Moncada lo que dio lugar al surgimiento del Movimiento “26 de Julio”, gestó un liderazgo especial, excepcional, que lo convirtió en único, inigualable, sin posibilidades de comparación, ni antes ni después en la historia que lo absolvió como había predicho.

Es el planificador, el organizador, el que se puso siempre al frente de la acción, el estratega, el táctico, el ejecutor de todas las batallas de cualquier carácter, sin evadir ninguna, y asumir la responsabilidad ante los triunfos o las derrotas, con la convicción de que hay que luchar “hasta la victoria siempre”.

Repudia “la apologética, o la autoflagelación” y la filosofía e insignia de su vida la afirma en su mensaje que anuncia no aceptar la reelección, cuando dice: “Mi deseo fue siempre cumplir el deber hasta el último aliento”.

Lo inconcebible es la torpeza de Bush y la prensa internacional manipulada, a la que en menor escala, pero también burda, se unen Obama y Clinton que alientan la esperanza de que el retiro voluntario de los cargos de Presidente y Comandante en Jefe significa algún retroceso en el proceso revolucionario, cuando él mismo proclama en el mensaje que hay que “Prepararlo para mi ausencia, sicológica y políticamente, era mi primera obligación” a su pueblo.

Con el mismo vigor pone las reglas en el orden correcto: el que debe cambiar es el gobierno de política y composición imperial de los Estados Unidos, cuyo pueblo por fin parece despertarse algo y demanda cambios, al punto de que puede elegir –si lo dejan escoger su destino- a un joven negro o a una mujer, lo que representa un “escarnio” para los retrógradas derechistas, que tienen como insignia ideológica e intelectual al Ku-kux-klan y a la mafia de la gusanería batistiana.

Desde el inicio de la revolución, 1959, fueron creando formas de bloqueo genocida hasta declararlo vigente. Auspiciaron la invasión de Bahía de Cochinos donde mordieron el polvo de la derrota pero asesinaron a 200 cubanos; se promulgaron leyes para favorecer el exilio y el secuestro y consolidar el bloqueo (Burton y Torrichelli), pese a que la ONU ha condenado a USA por 173 votos contra tres; grupos terroristas sabotearon y derribaron un avión que viajaba de Barbados a La Habana; lanzaron desde el aire plagas bacterológicas; patrocinados por la CIA se registran pruebas de 640 atentados contra la vida del Comandante; fue célebre el caso del secuestro de Elián González y, entre muchísimas otras cosas más, hoy mantienen prisioneros a 5 jóvenes patriotas cubanos que alertaron a su gobierno sobre los planes terroristas contra su Patria.

Ellos, los gringos, son los que tienen que cambiar desde adentro y hacia fuera; Así lo vaticina el más serio y universal de los líderes rebeldes.

Él se llama y será por siempre único, Fidel.

Autorizada su reproducción

1 comentario:

Osmaira González Consuegra dijo...

Saludos Alfredo, todavái no s;e cómo llegó un enlace a mi email hasta su blog,pero ni averiguaré pues agradezco mucho tener esta oportunidad de constatar cómo crece la solidaridad latinoamericana. Un abrazo desde Cuba.